RSS

Archivo de la etiqueta: Crisis

La era post- responsabilidad social corporativa

Desde hace unos cuantos años la cuestión de la la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) está en todos los discursos de las empresas y grandes corporaciones, pero a la luz del comportamiento de muchas de ellas, es necesario que se analice esta cuestión con un poco más de detalle.

La llamada crisis financiera de estos últimos años, junto con las informaciones contrastadas de una serie de negocios ‘sucios’ en los que se están involucrados bancos, empresas multinacionales, constructoras y un largo etcétera, están generando que la confianza en las empresas por parte de los consumidores y otros miembros del sector, sea cada vez más  baja. Todo ello hace que nos cuestionemos directamente sobre el funcionamiento y la eficacia de la Responsabilidad Social Empresarial.

Desde principios de esta década ya se advierte que la responsabilidad de las empresas con el entorno social y medio ambiental es bastante relativa, a pesar de que la gran mayoría se ha empeñado en crear códigos éticos o en mostrar su cara más social. Estamos entrando en la era Post- RSC, donde la cuestión no pasa por armar un buen decálogo visible en la Web de la empresa o hacer unos cuantos actos benéficos o filantrópicos, para luego difundir en las redes y lavar la imagen. Hacer filantropía estratégica está más del lado de la explotación que de una real toma de consciencia de la misión social de cualquier empresa.

Responsabilidad Social Corporativa El impacto de las empresas y multinacionales en el desarrollo humano está más que documentado. De lo que se trata ahora es de equiparar la misión social con la rentabilidad de las empresas, adaptándose a los nuevos requerimientos y demandas de las sociedades contemporáneas, para contribuir a la mejora del bienestar social (local y global). Por ello lo que se busca es que las empresas sociales no compitan por ser las mejores del mundo, sino que compitan para ser las mejores para el mundo. Claramente debemos plantearnos la responsabilidad social de las empresas en otros términos, porque ya hemos entrado a una nueva era, en la que no todo vale por sumar ganancias.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 23, 2015 en Filosofia empresarial

 

Etiquetas: , ,

El empleo

En estos días donde la crisis de los mercados se alimenta a través de la precarización del trabajo y los derechos de lxs trabajadorxs, decidimos invitar a nuetrxs lectorxs a reflexionar a través de un corto de animación muy sugerente, que nos habla de pequeños gestos cotidianos que esconden detrás de si las relaciones entre trabajo y capital

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 11, 2013 en individuo

 

Etiquetas:

Reacción ante la crisis e innovación

En los últimos años la economía y las finanzas mundiales nos están haciendo sufrir más de un dolor de cabeza. Esto ha llevado a que las organizaciones y empresas deban tomar nuevas decisiones para sobrevivir a los temblores, generando también algunos temores.

Hay miles de páginas que nos hablan de la crisis como un proceso de mutación en el desarrollo de un sistema (histórico, político, fisiológico, etc.). Las crisis producen cambios en los horizontes (cercanos y lejanos)   y pueden redundar en variaciones en los rumbos que se habían marcado. En este sentido Thomas S. Khun, un filósofo de las ciencias, reflexiona sobre los cambios de paradigma y las revoluciones.

Dice Khun que, en ocasiones, un paradigma no es capaz de solventar todos los problemas que se le plantean. Es posible que los problemas persistan a lo largo de los años o de los siglos, acumulándose pero conservando la vigencia del paradigma. Sin embargo, cuando en su seno se acopian muchos temas sin resolver, el paradigma se resquebraja y se pone en cuestión. Así los científicos reconsideran si ese paradigma es un marco adecuado o correcto para abordar los problemas o si debe ser abandonado. La crisis conlleva la multiplicación de nuevos paradigmas, en un principio provisionales, que intentan solventar la o las cuestiones problemáticas. Estos nuevos paradigmas compiten entre sí y cada uno trata de imponerse como el enfoque más adecuado.

¿Qué podemos aprender de las palabras de Kuhn para aplicar a las organizaciones? Está claro que el modelo de Kuhn está pensado para las ciencias, pero tal vez sea lícito emplearlo como piedra de toque para reflexionar sobre los límites de los paradigmas operantes (económicos, estructurales, organizativos, etc.). Desarrollar herramientas que nos reconduzcan hacia el abordaje de las crisis es una sana estrategia, sobre todo si asumimos los conceptos kuhnianos: no hay paradigmas eternos y en un momento u otro tendremos que dar la cara la crisis.

La capacidad de adaptación ante los entornos cambiantes, las nuevas estructuras, órdenes socio-políticos y económicos, implica gran eficacia en el corto plazo. Eso habla de reacción ante la crisis, pero no alcanza para producir gestos de innovación. Un cambio de paradigma involucra siempre innovación: en la forma de definir los conceptos, abordar los problemas, encontrar soluciones y crear un marco de funcionamiento. Por ello es primordial que los pasos que demos ante los desafíos de las crisis sean reflexionados, y podamos distinguir entre las meras reacciones y las acciones de innovación que todo nuevo paradigma exige.

Bibliografía básica:

Kuhn, Thomas S. (2005). La estructura de las revoluciones científicas; España; Fondo de Cultura Económica.

 

Etiquetas:

Temor a las crisis

Los neurólogos dicen que nuestro intelecto teme a las nuevas ideas, porque éstas implican alteraciones que generan el desgaste de mucha energía. Por regla general estamos ‘programados’ para abordar los problemas y las situaciones desconocidas de modo racional, utilizando respuestas ya aprendidas. El cerebro intenta alcanzar siempre estados lo Crisismás estables posibles.
Nuestros pensamientos siguen redes neuronales ya probadas, cuando nos apartamos de los canales habituales se genera una situación de stress. Las crisis son momentos en los que se exige una adaptación de las comunidades de células nerviosas del cerebro (neuronas), para crear nuevos enlaces. No obstante las nuevas uniones generan una memoria a corto plazo, que pueden convertirse en uniones adicionales que crean nuevas experiencias que amplían las experiencias y rutas de pensamiento.
Cuando atravesamos momentos de crisis nos enfrentamos a la situación de tener que romper esas barreras del pensamiento racional ya establecido, y esto origina tensión. Al mismo tiempo cuando somos capaces de crear ideas nuevas para hacer frente a ellas, sin darnos cuenta, estamos sintetizando e integrando nuevos datos en nuestra mente. A nivel cerebral podemos decir que se trata de un éxito que se almacena y recompensa con la desinhibición de las barreras de la creatividad.
Sin embargo el inconveniente está en que este aprendizaje no es suficiente para salir de una situación de crisis. Generar nuevas ideas no pone fin a un proceso de crisis, sino que es el primer paso para salir de ella, puesto que las ideas luego deben desarrollarse.
Superar los tiempos de crisis, especialmente en los ambientes laborales, requiere una disposición a lo que suele denominarse bajo el neologismo: challenging. Una mente abierta sabe que es importante enfrentarse reiteradamente a nuevos retos (challenge), sin miedo a buscar, crear ideas y desplegar nuevas salidas a las situaciones difíciles.
Encontrar estrategias diferentes y nuevas vías, no sólo nos permite ser más agudos y atentos a los que nos rodea, sino que además aporta experiencias que enriquecen nuestras rutas de pensamiento y sirven como base para futuras situaciones de aprendizaje.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 18, 2009 en Uncategorized

 

Etiquetas: , ,

MUERTE DEL CAPITALISMO

fin_capitalismo

Parece que hemos pasado de escuchar la proclama de la izquierda que sentenciaba “muerte al capitalismo”, por una conclusión en vista de la situación actual, abanderada por “la muerte del capitalismo”.

Pese a que ninguna previsión, ni estudio, a servido para mitigar el impacto de la crisis en la economía mundial, parece que la teoría de los ciclos planteados por el economista Kondratieff, sigue vigente.

El ciclo en el que nos hallamos sería similar al vivido durante la Gran Depresión norteamericana. Todo empieza a tambalearse con un mega-endeudamiento, le sigue el estallido de ciertas burbujas económicas y la rúbrica la pone un gran número de quiebras. En resumidas cuentas, vivimos el final de la fase generada por una especulación desmedida.

Aunque los ciclos se suceden también es cierto que la coyuntura define la magnitud de las crisis, así como su superación, de modo diferente.

Según Immanuel Wallerstein en este momento la crisis económica y financiera se une a la finalización del concepto de capitalismo, tal y como lo entendemos. Por tanto empezamos a sentir el tránsito hacia una redefinición de la ideología que moverá la economía en un futuro próximo.

La hegemonía norteamericana tiene una herida abierta y, aunque el cambio de inquilino en la Casa Blanca abre las puertas del oscurantismo conservador, no será fácil que recupere su imagen de modelo económico a seguir. Pensemos en la fuerza de la nueva India, China, Europa o las potencialidades de un país como Brasil. Hay más actores en juego, más intereses enfrentados, diferentes objetivos y un nuevo mapa que dibujar.

No parece extraño pensar que el modelo de capitalismo neoliberal y elitista ha dejado de ser eficiente. El velo se ha caído y ahora buscamos maquillaje para disimular su fealdad. Sería deseable que el remedio no pasara por manos de un cirujano plástico sin escrúpulos.

Filoempresa: Godofredo Chillida+Gabriela Berti.

 
4 comentarios

Publicado por en febrero 1, 2009 en Cambio, Economía Creativa

 

Etiquetas: , , ,

Crisis de confianza

desconfianzaParafraseando a Nietzsche podríamos decir que ante el desconcierto generado por las crisis -de valores, económica, etc.- nace la desconfianza y a partir de ésta aumentan los bulos, pero en ocasiones las mentiras se hacen verdad y entonces pasan a ser parte de la realidad vivida.

Un ejemplo de esto lo hallamos en la publicación de la carta que, teóricamente, Carlos Slim ha dirigido a sus trabajadores. En ella indica que el objetivo del correo no es crear alarmar, sino tratar de explicar desde un punto de vista personal las causas de la crisis y las soluciones que habrán que tomarse a nivel interno, para mantener la competitividad de sus empresas y la tranquilidad de los trabajadores.

Slim señala que tras la incertidumbre sobre los daños de la crisis, los bancos están subiendo el costo de prestarse entre sí, porque desconfían unos de otros. Lo que implica que otras instituciones financieras se vayan a la quiebra, contagiadas por el problema inicial. Es así que los bancos temen lo peor para sus resultados y prefieren actuar conservadoramente, dejando de prestar dinero a empresas y ciudadanos.

Según las ‘supuestas’ palabras del empresario mexicano: “las empresas bajan niveles de inventario, reducen costos y bajan sus utilidades. Esto está causando que las empresas dejen de vender, tengan que reducir gastos y hasta tener que despedir gente”. Mensaje claro a todos los navegantes de sus barcos.

Al margen de la autenticidad, o no, del comunicado de Slim, las evidencias apuntan a una crisis colateral, derivada de la económica, que no es otra que una crisis de confianza a nivel mundial.

Lo que sí es cierto, es la necesidad de los gobierno por generar confianza entre la población, los agentes económicos y financieros. El liberalismo, dañado por la desconfianza generada, busca el seno de las instituciones. Seguramente esta bajada de orejas por parte del mercantilismo exagerado sólo es una estrategia facilona (es decir, la menos costosa) hasta que se reformule y de nuevo le de la patada al gobierno político, por sentirse adulto e independiente. Bien es cierto que los gobiernos, con mamitis, están aprovechando el acercamiento del hijo descastado para sellar rencillas empresariales y financieras.

Filoempresa: Godofredo Chillida+Gabriela Berti.

 

Etiquetas: , ,