RSS

La necesidad de repensarse

15 Oct

Ante la necesidad estratégica de pensar el mercado y la competencia pre-existe la necesidad ontológica de repensar la propia empresa.

Las organizaciones deben ajustar sus límites de forma dinámica, para adaptarlos a los cambios producidos dentro y fuera de ella. El primer paso para la evolución competente pasa por asumir y consolidar esta fase de deconstrucción.

Cualquier organización que desea ser reconocida por su actividad debe configurar su identidad a partir de la conyuntura que le rodea. Pero ese equilibrio no se obtiene desde la inmovilidad, sino que se requiere una proyección que ayude a ir más allá de lo que ahora se es. Si todos somos lo que vamos siendo, las empresas también deben decidirse a romper la barrera de sus límites inmediatos para llegar a ser algo más.

¿Cómo podemos conseguir esto? Estableciendo protocolos y espacios de implicación creativa. Los métodos para llevar a cabo cualquier proceso creativo contemplan dos pilares básicos:

1- La adaptación; entendida como la mejora de lo que ya existe. Su motor es el de continuar mejorando lo presente, mostrándose como una actitud moderadamente conservadora.

2- La innovación; entendidad como el cambio en el orden establecido de cosas para constituir algo nuevo, apoyándose en una manera diferente de pensar. Este abandono del “siempre lo mismo” ofrece nuevas propuestas, eso sí, molestas para quienes defienden las estructuras poco articuladas.

Lamentablemente las empresas obcecadas en ser “ellas mismas” (como si eso significará algo inamovible) mantienen luchas intestinas entre quienes desean abrir nuevos campos de acción, asumiendo todo lo que ella conlleva, y aquellos que sólo aspiran a hacer un poco mejor lo ya hacían ayer (en el mejor de los casos). Por supuesto la elección entre una actitud u otra depende de varios factores como son: la dirección de la empresa, las modas o la situación privada de la organización.

Pese a que lo interesante es saber conjugar la adaptación y la innovación, no deberíamos olvidar que la disposición de innovación es el resultado de un ejercicio de re-pensamiento, que parte de una mirada auto-crítica y analítica respecto del entorno.

Justamente el entorno social se ha convertido en un activo demandante de cambios organizacionales. De esta manera la empresa inteligente colaborará con los intereses sociales porque de ahí surgen sus usuarios y clientes.La empresa exitosa ya no es la que sólo se refuerza con una gestión blindada. Ahora, y en el futuro, la organización exitosa será la que se haga permeable a las solicitudes sociales, siendo capaz de de verter valores de reconocimiento común. Y eso desde luego tiene bien poco de adaptativo y mucho de actitud proyectiva e innovadora.

En el siguiente video Nigel May Barlow expone algunos contenidos aquí señalados y ejemplos de cómo re-pensar la organización.

Filoempresa: Godofredo Chillida+Gabriela Berti

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: