RSS

Adiós talento, adiós ventaja competitiva

27 Sep

 

Las empresas que quieren asegurar una mejor ventaja competitiva tienen la opotunidad de asumir ese reto si identifican, desarrollan y retienen el talento dentro de su organización. El talento es la clave para aumentar el valor de la propia empresa, respecto de la competencia. Pero para que los individuos viertan su talento en la corporación antes deben sentirse entendidos y comprometidos con los objetivos generales. Quizás por eso las organizaciones necesitan líderes pero, ¿son tan vitales? y si lo son ¿cuál es su perfil?

Todos sabemos la necesidad de liderazgo de cualquier empresa, por eso muchas se empeñan en conseguir a un grupo reducido de líderes,que sean capaces de guiar los avances de la organización. No obstante, si entendemos que un líder es aquel capaz de ver más allá de sus objetivos personales y estimular, con su actividad, los objetivos de los demás, entonces el potencial de liderazgo no debe ceñirse a un conjunto de élite. El director de la empresa tal vez no sea un líder, pero en su equipo de trabajo sí deben haber algunas figuras que compensen esta falencia.

Tal y como señalan W. Earl Sasser y Das Narayandas (Harvard Business School) una cosa es ser capaz de desarrollar tu trabajo con la máxima eficacia y otra cosa es tener las cualidades de líder. Afinando un poco más diríamos que la mayoría de las personas pueden llevar su trabajo hacia la excelencia, basándose en la experiencia y la rutina laboral, pero eso no significa que sean talentosos.

El talento debe desarrollarse, ya que sólo es talento si posee una aplicación concreta en un entorno puntual. A eso hay que añadir que tanto las circunstancias como las necesidades cambian con suma celeridad; lo que nos servía ayer para controlarlas y satisfacerlas ya no nos sirve hoy. Nuestro nivel de experticia tiene que cambiar y para afrontar esa nueva situación tendremos que hacer uso de todo nuestro talento. Una empresa que libera y favorece el talento, llevando a cabo programas de capacitación estimulantes y ajustados a su realidad, reducirá en muchos enteros el handicap que conlleva cualquier cesura en la dinámica habitual.

El talento permite abrir nuevas vías de acción y hasta entonces no transitadas. Comprender la complejidad empresarial, saliéndonos de los diferentes modelos de estructura organizacional, nos permitirá vislumbrar más allá de la actividad marcada por la inercia. Por eso el líder no debería pertenecer a una élite selecta, porque ésta se cierra sobre sí misma y tiende a perpetuar el estado que la mantiene, sin buscar nuevas soluciones a los contratiempos. Un buen líder talentoso sabe cuando actuar como un mero miembro del equipo de trabajo y cuando debe ocupar su puesto destacado.

La empresa talentosa es capaz de percibir que la velocidad de movimiento de los individuos que la componen no es la misma que la propia. Así pues, dejará que dentro de su proyección el individuo con talento halle un espacio donde poder intervenir, porque de lo contrario esta persona perderá su atención sobre los objetivos comunes y, probablemente, decidirá marcharse a otra organización que le permita compatibilizar sus inquietudes privadas con los enfoques generales empresariales.

Filoempresa: Godofredo Chillida+Gabriela Berti.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: