RSS

Tu borrachera emocional le puede costar puntos a la empresa

07 Feb

col_cochenaranja.jpg 

Es reconfortante haber rescatado para el mundo organizacional el tesoro de las emociones, e incluso de los instintos, pero esto no puede presentarse como la panacea universal a todos los males y desviaciones empresariales. Las modas tienen de bueno que traen a la calle elementos, complementos y usos de vestuarios que habían quedado aparcados, pero también obligan a desprendernos de aquella ropa que nos gustaba, nos sentaba bien o nos resultaba cómoda hasta el mismo día en que alguien nos señaló que estábamos anticuados.

Cambiar por cambiar, no parece la mejor opción. Romper y provocar el cambio tiene una parte traumática, en tanto que nos desprendemos de algo que teníamos aferrado (nuestro espacio de seguridad) y nos abrimos a lo nuevo (espacio inseguro e incierto). Es justamente este esfuerzo el que nos permite discriminar y evaluar el paso a dar. Las transiciones importantes no suelen reconfortar como una ducha fría durante una calurosa noche estival.

Tal vez tengamos que ser capaces de contener nuestras emociones instintivas tendentes al confort, nuestras emociones y deseos más auto-complacientes, porque puede ser que sus derivaciones no sean tan agradables para quienes nos rodean. Volver a la cama, sin secarnos, tras habernos duchado nos hace sentir bien, pero quizá no seamos bien recibidos por nuestra pareja, quien odía acostarse mojada.

Al hacer superlativo el valor de lo emotivo, sin llevar a cabo una revisión racional de los fundamentos que lo sustenta, se corre el riesgo de confundirlo con una exaltación de lo instintivo, de lo impulsivo visceral. Esto puede llevar a la creación de un patrón de liderazgo destacado por cometer los siguientes errores:

1. Diseñar estrategias de acción insostenibles que, ilusionan al equipo de trabajo pero que están separas de la realidad corporativa.

2. Hacer caso omiso a los consultores y especialistas, al mantener las propias decisiones sin abrirse a puntos de vista más objetivos.

3. Negar el equívoco personal, atribuyendo los errores a factores externos.

4. Evitar las cuestiones desbordantes, escapando por la puerta de atrás del problema para no ofrecer soluciones fácticas.

5. Crear un círculo selecto de trabajadores, que le rodean, como si se tratará de una ‘suerte’ o ‘premio’ en pago a su fidelidad, en detrimento de la unidad del equipo.

No resultará infructuoso derrocar la potestad de lo instintivo-animal para aportar algo más, que unas notas, de racionalidad a la actividd organizacional.

filoempresa: Gabriela Berti + Godofredo Chillida

Anuncios
 

Una respuesta a “Tu borrachera emocional le puede costar puntos a la empresa

  1. ricardo ciruolo

    febrero 8, 2007 at 10:31 am

    ME gustó.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: