RSS

El Diálogo Argumentativo: base empresarial (I)

20 Nov

palabra1.jpg 

Las organizaciones definen sus límites y actividades desde el ejercicio de la palabra. El diálogo configura el espacio en el que se forja la identificación entre la empresa y las personas que la componen, ello es posible porque la palabra es pura acción. Por medio del lenguaje se construye y se transforma la realidad empresarial, es más, la acción del lenguaje permite generar nuevas realidades, nuevos mundos, nuevas expectativas.

Por medio del diálogo argumentativo se accede a una amplitud de miras y a un aumento de perspectivas enfocadas a asentar las relaciones interpersonales, porque nadie construye algo para habitarlo en soledad. El diálogo aporta la dosis de compromiso necesaria para concretar la identificación del actor que habla (sea una organización o sea una persona en particular).

Nuestro modo de conversar con los demás (y con nosotros mismos) en el ámbito empresarial conforma nuestro ser laboral. El tipo de lenguaje utilizado y el modo en el que lo hacemos configura nuestra identidad, pues es el motor activo que nos hace salir al encuentro del otro. Es acción sin paliativos

En las relaciones organizativas se extiende, mediante los discursos utilizados, una red activa de conversaciones que definen a la propia organización. Por tanto la palabra diseña la estructura, el contexto empresarial e incluso el origen de la corporación.

La empresa que sabe gestionar y fomentar sus actos de diálogo argumentativo es capaz de crear un ambiente responsable, compartido por todas las personas que trabajan en ella. Todos saben reconocer su espacio y su función, a la vez que se sienten interlocutores válidos capacitados para colaborar en la construcción de un proyecto conjunto.

Pero actuar, tomar parte en una actividad, conlleva el riesgo del equívoco y cuando el error es cuantificado en pérdidas económicas la limitación del acto se impone de inmediato. No obstante, esta negación expresiva resulta propia de organizaciones con visiones empresariales “poco claras” o demasiado anquilosadas.

La corporación innovadora, la que crea futuro en su día a día, refuerza el valor del diálogo argumentativo pues sabe que su implantación y evolución permite rechazar el miedo al fracaso, ya que los participantes empresariales sienten el respaldo organizativo a la hora de actuar. El error no se contempla como algo negativo sino que es un paso más hacia la obtención del objetivo pretendido. En definitiva, la equivocación es un estadio natural dentro de la acción de mejora, de aprendizaje continuado, hacia la que toda empresa competente aspira.

filoempresa: Gabriela Berti + Godofredo Chillida.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 20, 2006 en Diálogo Argumentativo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: